Argo, o cómo crear Inteligencia a partir de Fuentes Abiertas

Share Button

Ahora que empieza la temporada de premios cinematográficos de los Globos de Oro y los Oscars, he visto la película “Argo” (2012), de Ben Affleck. Trata sobre los hechos reales acaecidos durante la crisis de los rehenes de la embajada estadounidense en Teherán después de la Revolución Iraní que expulsó del poder al antiguo sha en 1979. Dicha embajada fue asaltada por unos quinientos estudiantes que la consideraban un “nido de espías”. De todos los empleados de la embajada, 52 fueron retenidos como rehenes durante 444 días, pero otros seis lograron escapar y refugiarse en casa del embajador canadiense. Es precisamente la historia del rescate de estos seis de lo que se trata la película “Argo”.

En las fases iniciales de la película, se ve a expertos de la CIA discutiendo diversas estrategias para evacuar a los escondidos en casa del embajador. Alguien sugiere hacerlos pasar por expertos en cultivos. Sin embargo, Tony Mendez, el personaje interpretado por Ben Affleck, da en el clavo: las fotografías de la prensa local iraní que maneja la agencia de espionaje estadounidense muestran calles blancas cubiertas por la nieve: Ningún experto en cultivos sería creíble en un país asolado por un invierno crudo y frío.

argoImagen: cortesía Warner Bros.

Este es un sencillo ejemplo de Inteligencia de Fuentes Abiertas (OSINT, en sus siglas en inglés): recurrir a los medios de comunicación, ya sean de prensa escrita o audiovisual. Otras formas de fuentes abiertas son:

  • Las redes sociales, blogs, foros de Internet, etc.
  • Los datos abiertos (Open Data) publicados por los gobiernos, como estadísticas, leyes, notas de prensa, actas de sesiones parlamentarias, etc.
  • Observaciones tomadas por satélites meteorológicos, de defensa, etc., o por sensores de las ciudades inteligentes (Smart Cities).
  • Datos académicos (literatura gris): tesis doctorales, informes técnicos, actas de congresos, artículos científicos.
  • Etc.

Las fuentes abiertas nos rodean y contienen información que puede resultar muy útil para las empresas. Simplemente debemos detectarlas, adquirirlas y ponerlas en uso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *